¡Hola, hola! Reaparezco (de entre las sombras) para traeros ni más ni menos que ¡mi segundo librito en este año! Después de ´Animales extintos´ hoy os vengo a hablar de -HASTA LA LUNA-, un cuento menos visceral pero llenísimo de color y magia. ¡Os va a gustar mucho, os lo prometo!

"Una noche mientras dormía una niña rodó hasta debajo de la cama y entonces ocurrió esa cosa tan terrible que la hizo desear que todo fuese un sueño. Debajo de la oscuridad de su cama a Melena se la comieron las pelusas. ¡Se había convertido en monstruo!"

La historia completa podéis conseguirla aquí desde el precio de un Ko-Fi.
Al igual que hice con los dinosaurios, en este post os voy a compartir todito el proceso de creación de este proyecto.
Y es que... cuando llega septiembre me entra un algo en el cuerpo y me pongo ya en modo fin de año. Me creo que no queda tiempo para más y que sólo queda esperar para poder comenzar de nuevo. Así que me convencí muy fuerte y escribí en mi agenda "3 meses no es tarde. ¿Qué vas a hacer en 3 meses?" Y hice "Hasta la luna"



Cap1. El nacimiento de los monstruos

Resulta que este proyecto se remonta a... ¡¡2013!! Sí, sí. Cuando comencé la universidad. Un día estando en clase dibujé una casa, dentro de ella asomándose a las ventanas coloqué un monstruo muy grande y escribí 


"Grigor vive en una casa de una sola ventana. Sin puerta, sin chimenea, sin más ventanas. Grigor observa de reojo, mira la calle, mira las nubes, mira la gente pasar. A veces finje que no le gusta lo que ve y se enfada. Otras veces es al contrario, finje que todo es nuevo para poder bailar y agitar su pelo. Pero lo cierto es que en el fondo Grigor se aburría un poco".



Bueno, de este concepto original solamente sobrevivió el nombre de Grigor y el hecho de que sería una historia sobre monstruos. Se quedó ahí, entre las hojas de mi cuaderno, hasta que en 2018 mientras estaba (de nuevo) en clase dibujé muy muy rápido algunos monstruos. Hice estas escenitas y viñetas de manera muy improvisada, así que sí, esta historia se construyó un poco a modo puzzle porque después las uní para buscarles un hilo conductor. Grigor empezó a compartir el protagonismo con una niña un poco alocada y bastante despeinada.


Cap2. El verano de los rayajos

En junio de 2018 después de analizar un cúmulo de cosas que me pasaban decidí pausar mis estudios, volver a casa y pasarme un año trabajando pero sobre todo dibujando muchísimo. Ahora miro atrás y qué bien que lo hice, porque además de haber tenido tiempo para ahorrar y para encontrar lo que estoy estudiando ahora (¡que me encanta!) siento que he mejorado mucho en el dibujo. Pero volviendo a ese 2018 en junio, en esos momentos sólo tenía libretas llenas de ideas y ninguna perspectiva de lo que iba a hacer. Bueno, sabía que quería dibujar mucho. Así que empecé y durante ese verano hice la primera versión de lo que hoy es "Hasta la luna" pero que en ese momento se llamaba El desayuno de Grigor. ¡Era muy diferente a cómo es ahora!


Así era el resultado final de esta primera versión


A mí me gustan mucho los experimentos, y en un primer momento lo concebí como un libro-objeto. Sería una caja de cereales que contendría el texto como tal y las ilustraciones serían un desplegable de 5 escenas con continuidad. Yo siempre flipándome con el "pienso algo chulo y ya me las ingenio después para hacerlo" Que si apuntas alto igual llegas más lejos, aunque no llegues hasta el final. Y yo apunté hasta la luna.

Hice esas ilustraciones y aunque compartí algunos fragmentos en redes sociales no llegué a publicar ni presentar nunca el proyecto como tal. Si miro las imágenes ahora me queda claro que no entendía mucho cómo funcionaba lo que hacía, jajaja, y aunque algunas ideas eran interesantes no supe desarrollarlas bien visualmente. Igualmente estaba contenta con el hecho de haber empezado y terminado algo, y no sabía en esos momentos que los monstruítos no pensaban quedarse sin rugir.

Cap3. La hora del desayuno


Más cerca de la fecha actual, en septiembre de 2019 me rondaba una pelusa por la cabeza. Ya había hecho meses atrás mi primer proyecto serio con los dinosaurios y sentía que quería hacer algo más antes de terminar el año. Tener ese respaldo de conocer ya mi forma de trabajar y la perspectiva de cuánto tarde en hacer Animales extintos me dio el empujón de seguridad de saber que por supuesto que yo era capaz de sacar algo en un par de meses.
Cogí una libreta, busqué apuntes que había hecho sobre los personajes, me envolví de fotos y dibujos de inspiración y durante ese mes perfilé los detalles de diseño de los protagonistas y di forma al guión final y definitivo.


Compartiendo stories durante el proceso

Quise aprovechar para aprender algo nuevo, como siempre hago en mis proyectos personales, y aquí quise ajustarme a seguir las instrucciones que serían normales para un libro que se va a publicar en físico. Así que hice mi maqueta de páginas, comprobé las medidas de los márgenes y sobre una plantilla repartí el texto y las escenas y empecé a hacer pruebas.
Para planificar el storyboard me serví de algunos trucos que había leído en entrevistas a otros ilustradores, por ejemplo, escoger del guión cuatro escenas clave que funcionasen por separado para situar y ordenar los puntos de importancia y los giros. Otra cosa de la que me ayudé una vez decidí el reparto de escenas y la paleta de color fue aplicar un color clave a cada página de manera que ese tono pudiese apoyar la narrativa y yo poder observar si las escenas fluían unas respecto a otras. Así, el morado que es un color asociado al descanso aparece al inicio, después transita hacia tonos cálidos cuando los personajes están dentro del hogar y se vuelve rosa y azul cuando todo se llena de magia o de misterio.


Captura de mi plantilla desordenada. Otro uso útil fue distribuir los
personajes que saldrían en cada escena, así no me dejaba ninguno.

También era mi primera vez haciendo ilustradores de doble página que iban a incluir texto, así que era muy importante tener eso en cuenta para no quedarme sin espacio. Abrí un documento en InDesign para que actuase a modo de maqueta y ahí repartí todo el texto que iría en cada página. Después hice los bocetos de las ilustraciones y los monté como si fuese el libro definitivo, así podía comprobar que todo encajaba antes de hacer el trabajo final y que no funcionara bien luego.
Me ha gustado mucho planificar ilustraciones así porque me ha hecho ver que es importante dejar espacios de aire en los dibujos y que no hace falta llenarlo todo de elementos. Creo que me han quedado algunas composiciones chulas finalmente :)




Ahora os dejo, como siempre, una buena ronda de curiosidades. 

🍰 Destiné una libreta monísima a trabajar el proyecto pero al final casi no la he utilizado, jaja. La idea era recopilarlo todo ahí y usarlo a modo de diario de trabajo pero al final teniendo que imprimir material y demás... se hacía más pesado. También llevaba un registro de las tareas que hacía semanalmente, pero como ya llevaba ese control en mi agenda se hacía innecesario hacerlo ahí. Total, que al final una carpeta en el ordenador llena de imágenes.

🍰 Me gusta construir mis personajes muy a fondo porque el mismo hecho de hacerlo me divierte, pero muchos datos no resultan relevantes para una historia corta, así que no los incluí. Por ejemplo, que Melena desde que se convirtió en monstruo tiene mucho mejor olfato o que a Grigor le dan miedo las arañas o que el desayuno favorito de ambos son los cruasanes con mermelada rosa.

🍰 El diseño de Grigor se ha mantenido prácticamente igual desde el inicio, porque su concepto es sólo ser una pelusa con ojos y patas (como una araña, jaja). El de Melena ha cambiado un montón de veces, en especial sus proporciones, por las que nunca terminaba de decidirme. Ha tenido el pelo negro, violeta, ha sido más alta, ha tenido algodón de azúcar en los brazos, ha pasado por mil outfits... Finalmente me quedé con algo sencillo que no desentonara con el resto de la ilustración.
Y respecto a Grigor, del que he dicho que se mantuvo siempre igual... el único detalle es que su pelusa era de color rosa, y decidí cambiarla a blanco......... cuando ya tenía todas las ilustraciones terminadas. Así que una a una fui cambiando ese detalle, pero me parecía que así destacaba mejor como personaje relevante en la historia.




🍰 Siguiendo con temas de color, el único negro que iba a emplear en los dibujos era para el rostro de Melena, que tenía ojos más estilo cartoon. Pero de nuevo con intención de simplificar e integrarlo todo decidí emplear para ella la misma paleta que en el resto, así que no he empleado nada de negro para estos dibujos.

🍰 Sobre la paleta de color, he usado 13 tonos para todos los dibujos (3 rosas, 3 azules...). Cuando dibujé la primera versión de las ilustraciones (la del desplegable) siento que no terminaba de entender el color y para esta versión no quería saturarme tampoco con elecciones que quizás no iban a funcionar, así que fui a lo seguro, reduje la paleta y trabajé con ella.



🍰 "Hasta la luna"...... tiene segunda parte :)
Ya hablaremos de eso, hoy os voy a dejar con el hype (con amor).

Sin más, os quiero dar las GRACIAS gigantes, tanto si lo compráis como si no, que estéis leyendo esto y demostrando interés ya significa un montón. ¡Dejadme comentarios, porfi! Estoy muy feliz por haber terminado un proyecto más este año, tal y como me propuse, y aunque ahora por necesidad voy a centrarme en otras cosas lo hago con un sabor de boca maravilloso (a caramelo y cereales).

Nos leemos prontito, amores <3

。・:*:・゚★

⭐️ Puedes comprar Hasta la luna aquí enviando un Ko-Fi (3€). Se enviará el enlace al PDF a tu correo.
⭐️ Puedes leer Animales Extintos de forma gratuita aquí.
⭐️ Puedes ver mi artbook Planeta de Bun de forma gratuita aquí.
❤️ Puedes compartir este post o alguna de mis historias en tus redes sociales para que más personas las puedan descubrir y disfrutar contigo.

2 comentarios:

  1. ¡Creo que ya te dije alguna vez que me encantan los colores que utilizas en tus ilustraciones! Tan fuertes y vivos.

    Me encanta la idea. Me recuerda a una película un poco vieja, que vi así de reojo cuando era niña, a ver si te suena...

    Trata de un niño, creo, que se mete al mundo de los monstros por debajo de su cama. Y hay unas escaleras larguísimas y se queda allí atrapado o algo así. Está todo lleno de luces rojas o azules.

    La verdad es que no recuerdo más. Conociéndome podría haberlo soñado, pero creo que es una peli. ¿Te suena?

    ¡Voy a entrar a tu Ko-fi y comprar la historia!

    Un bico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Nerea!
      Jo, muchísimas gracias por tu comentario <3 Me hace un montón de ilusión cuando alguien destaca mis colorines. No me suena la película que dices pero ahora tengo mucha curiosidad por buscarla y encontrarla. ¡Suena a algo que me gustaría mucho ver!
      Ya te agradecí el cafecito en su día, pero lo vuelvo a hacer. ¡A ver si retomo el blog! Y así no veo los comentarios con tanto retraso como es el caso jaja.
      ¡Un besito enorme! Espero que estés llevando esta etapa lo mejor posible.

      Eliminar