¡Hola, hola! Hoy vengo con uno de los posts más típicos que existen, pero que resulta que yo nunca había hecho. Tendrá que ver, supongo, con no haber tenido un lugar fijo de trabajo durante los últimos años. Pero ahora he podido convertir esta esquinita en un refugio creativo donde me gusta mucho estar y donde hago mil y una tareas, así que... ¿os venís a cotillearlo conmigo? ¡Os doy la bienvenida a mi espacio de trabajo!

En este rincón he pasado toda mi vida. En ese escritorio he utilizado internet por primera vez, he estudiado selectividad, he hecho el TFG... He ido cambiando su alrededor muchas veces, poniendo y quitando estanterías. Me he mudado otro par de veces y he intentado convertir otras mesas en lugares donde me gustase estar, pero ninguno era tan casa como este.

He hecho este pequeño croquis para que veáis de un vistazo y superclarito cómo divido el espacio.


Y soy muy Mari Kondo para esto, sí. La frase "Un sitio par cada cosa y cada cosa en su sitio" me supone una filosofía estupenda para ordenar este par de metros cuadrados según todas las tareas que realizo, y así lo encuentro todo rápidamente.

Podéis ver que en esencia tengo tres bloques principales: mesa, estantería lateral y estantería trasera. Todo de Ikea. Y un secretito: quiero poner una alfombra bien bonita para unir visualmente el espacio y que todo quede mucho más rincón. Quedaría precioso. Sigo esta jerarquía: como si fuese una onda expansiva, en torno a mi silla las cosas se colocan de mayor a menor uso.

EL ESCRITORIO: LA BASE GENERAL

Atención por si algún día queréis venir a llevaros material barato: sobre la tabla intento tener lo mínimo para no agobiarme. El tarro con los útiles de escritura imprescindibles, los libros que tenga en uso en ese momento y mi agenda. Más pegando a la pared está la caja de libretas y algo de decoración. Junto con el portátil y el ipad eso sería todo. Antes también tenía bandejitas de cerámica con básicos pero se me ocurrió usarlas mejor para organizar el único cajón de la mesa, donde también tengo el resto de libretas que no utilizo tan a menudo.






Y entre mesa y estantería por supuesto está la gatera de Moca  

Las baldas laterales del escritorio no las utilizo mucho, las tengo en especial para almacenaje de carpetas y lienzos, pero cuando las necesito ya sé que están ahí. Ahí también guardo herramientas como las guillotinas de papel y la tabla de luz. La balda inferior extendible (donde iría normalmente un teclado) la empleo para las carpetas y libretas A4 que esté utilizando en la actualidad, así como para la tableta gráfica.



BILLY, LA ESTANTERÍA 1



¡Mi joyita! La compré cuando me mudé a mi segundo piso porque necesitaba espacio de almacenaje y esta me pareció muy sencillita, práctica y bien de precio como para poder volver a llevármela después. 
Ahora mismo la distribuyo por uso, de arriba a abajo irían: decoración, maquillaje y accesorios, creativo, útiles del día a día y cajas (sobre todo cositas craft). Me resulta 100% práctico tenerla así, además tampoco es casual este orden, ya que por ejemplo la balda de creatividad me queda justo a la altura del brazo cuando estoy sentada y puedo coger el rotulador o post-it que necesite sin levantarme, lo que me agiliza el proceso de trabajo. Aquí por supuesto tengo útiles que uso a menudo, otros como la tinta o el acrílico es menos probable que los vaya a necesitar todos los días.

Un truqui si no puedes tener espacios separados para cosas fuera del ámbito creativo es (además de dedicarle una exclusiva balda) es usar cajas para almacenaje, que visualmente recoge mucho. Yo tengo una transparente con compartimentos para accesorios y al lado una cesta para el maquillaje, mientras que las brochas las tengo en un tarro-lapicero. Fuera dejo cosas que uso todos los días, como la colonia o el espejo para el bolso.





Esta es la cesta guarda-llaves



Asímismo, maquillaje y cosas como llaves o gafas de sol, que no son del ámbito creativo pero sí de uso frecuente, también las tengo en las baldas centrales para que estén también al alcance.

HILDA, LA ESTANTERÍA 2


No la he encontrado en la web de Ikea, por lo que supongo que estará descatalogada ya, pero el modelo es este. Me gusta mucho porque venía con ganchos y eso me resulta SUPERÚTIL para colgar mis mochilas y bolsos, y ya que la utilizo como espacio de almacenaje pues es perfecto. Mi caballete la mayoría del tiempo también hace las veces de percha y tengo todos mis bolsos a ese lado.



La parte superior de la estantería también la intento tener despejada o al menos dejar cosas que quiera utilizar a menudo (con la máquina de coser ya os digo que no funcionó, jaja). Sus dos estantes los organizo a base de cajas: la de costura, la de pintura y tintas, la de mis productos y embalajes, la de fotografía y la de manualidades. Aparte, aquí también almaceno los paquetes de papel. Y tengo un tablón de corcho que al estar a mis espaldas siempre olvido mirar.

EL CARRITO

No podía faltar para terminar mi querido y famoso RÅSKOG, que ya sabéis que lo tengo en negro. Aquí tengo algunas cosas que también quiero tener a mano pero no sobre el escritorio, así que es un poco más variado el contenido. La segunda bandeja sí es fija, es donde tengo la pintura (también en cajas para que no sea un caos). Y la última... era de estuches, pero se la ha agenciado Moca para sus siestas, jajaja.



Eso sería todo. La distribución y jerarquía la voy cambiando según mis tareas principales de la etapa que toque. Por ejemplo, ahora que retomo la universidad me resultaba importante mantener cierto orden para poder facilitarme el trabajo, y las pinturas que ahora usaba a menudo ahora pasarán a un segundo plano y no necesitaré tenerlas tan a mano.


¡Y hablando de la uni...! Los próximos dos posts serán los últimos antes de mi vuelta a clases, y a partir de ahí actualizaré el blog cuando vaya pudiendo. Así que si tenéis alguna sugerencia o hay algo de lo que os gustaría que hablase contádmelo y lo tendré muy en cuenta a la hora de decidir la temática de ese par de posts :)
De paso, muchas gracias por leerme siempre 

Dejadme en comentarios si nos organizamos parecido, cómo es vuestro espacio de trabajo o qué os gustaría robar del mío. ¡Un besote!

。・:*:・゚★

2 comentarios:

  1. ¡Ay, vaya chute de inspiración! Como amante de la decoración, la organización y la productividad soy muy fan de este tipo de entradas... ¡y tu espacio no puede ser más cuqui! Me ha encantado lo de poner nombre a las estanterías y ver asomar a Moca en una fotillo <3 Yo también tengo el mismo espacio de trabajo desde que tengo uso de memoria, es mi "rinconcito seguro" y sé que cuando me tenga que mudar para no volver me va a dar muchísima pena.

    ¡Un besazo y muchísima ilusión y energía para esta nueva etapa universitaria que acabas de empezar! *-*

    ResponderEliminar
  2. ¡Mil gracias, bonita! La universidad de momento está siendo taaan guay <3
    ¡A mí también me encanta cotillear los espacios de los demás! Ponerles nombre a los muebles, aunque sean los de Ikea, me hace sentir en la Bella y la Bestia, jajaja, y como que así el espacio es más tuyo. ¡Sí que nos va a dar penita abandonarlos! Pero seguro que cuando toque el cambio será muy (mucho) para mejor, como nos merecemos.
    ¡Un abrazote gigante!

    ResponderEliminar