¡Hola, cuquis! Esta semana vamos con uno de nuestros temas favoritos, y es que septiembre y la vuelta a la organización sólo pueden significar... planificación con bullet journal. Mi sistema de hacer mi vida por excelencia se ha vuelto con el tiempo mucho más que una agenda. Mucho más que pegatinas y tipografías bonitas. Así que hoy os hablaré de qué significa este método para mí y cómo me planteo ahora su uso. Quedaos conmigo si pensáis que el bullet journal es algo demasiado complejo y elaborado que os voy a demostrar que no 🔥

En otras ocasiones os he enseñado mi cuaderno, y sí, yo lo suelo decorar bastante. Aquí tenéis el "bullet journal tour" (clic) como ejemplo. Llegué a este método hace unos años básicamente combinando mi pocket journal (una libreta de colecciones) con mi método listas para todo. En este punto conocí a Ryder Carroll y a otras blogueras empleando el bujo y me pareció tan práctico unir en un mismo cuaderno todo lo que yo ya hacía que ni me lo pensé. Fui probando diferentes cuadernos y diferentes formatos con una libertad que me hizo conocer muy bien mi manera de funcionar. Por eso sigue siendo el sistema que utilizo durante este año, como os conté por aquí (clic).

Mi primer BuJo con la estructura de funda+cuadernillos regulares y todo dibujado a mano.
Ahora veo que es la estructura que utilizo ahora pero en horizontal.

El método bullet journal original


Ryder Carroll sacó libro el año pasado: El método bullet journal. No he tenido oportunidad de leerlo todavía, salvo ver artículos y reseñas, pero rápidamente uno se da cuenta de que el método original no tiene nada que ver con la versión instagrameable que solemos percibir (insisto, yo decoro y soy parte culpable de ello, pero ahora os cuento).

Vamos a hacer un recordatorio rápido por si alguien no conoce cómo funciona el sistema: tú coges una libreta y anotas a modo de lista las tareas que tienes que hacer por día o por mes según una guía de símbolos. En este post lo tienes más detallado, y también te recomiendo ir directamente al canal de YouTube del creador a verlo en acción.

Captura de la página oficial del Bullet Journal.

¿Y por qué me gusta tanto decorarlo?

No hace falta decorar, el washi tape y las pegatinas no son parte del método. Y ya está. Pero es un sistema que se presta (y que te pide, de hecho) la personalización. Hacerlo tuyo, único, que te sirva a ti. Y a mí me sirve un montón llenarlo de subrayador pastel y dibujos, sin perder de vista su función. ¿Por qué? Pues básicamente porque anoto un montón de cosas. Entonces por ejemplo me resulta super práctico subrayar en azul todas las tareas relacionadas con proyectos creativos, así identifico de un vistazo en mitad de todas esas letras qué volumen de trabajo he hecho esa semana. Es una ayuda para separar lo importante de lo sólo estético. Visualmente me resulta más práctico que los símbolos (porque tendría que inventarme símbolos nuevos), entonces un complemento por colores me resulta ideal.

No decoro todas las páginas por otro lado. A veces la decoración es meramente estética, si me apetece o por si necesito alguna excusa de decoración temática para hacer vídeos como este (clic). Pero en general suelen ser pegatinas con dibujos que representen algo de esa semana, por el mismo motivo de nuevo: ser capaz de identificar cosas más rápido, aunque sean detallitos como recordar a través de un garabato qué película vi esa semana.

¿Qué escribo cuando sólo escribo?

Por otro lado, ¡es que también uso el bullet journal como diario!
Si veo que he escrito "hoy me siento un poco triste" y justo localizo que esa semana ha ido muy estresante de trabajo y además ha llovido... pues es fácil identificar por qué me siento así y cómo puedo arreglarlo. Sin tener que pararme a escribir un párrafo de Querido diario... ya que son sólo anotaciones.

Bullet journal como tal significa "diario bala". De esa definición me sirvo para abordarlo a modo de un diario muy funcional. Me dejo "balas", información muy concreta sobre mí o mis pensamientos que muy probablemente necesite recordar más adelante, o tal vez aprendizajes que haya tenido esa semana. Alguna que otra vez voy más allá y dedico más espacio a hacer un desglose de pensamientos. Es una oportunidad genial de hablar conmigo misma de forma sincera, ya que el hacer listas me obliga a ser concisa y tener claro qué quiero expresar; me ayuda a plantear mi hilo de pensamientos.


Así convierto mi agenda en una herramienta muy potente que además de ayudarme a visualizar y organizar mis tareas me ayuda a vivir mejor y más calmada.

¡No sé si alguien más por aquí se lo planteará igual que yo, pero estaré encantada de leeros si me contáis vuestro método!
Para mí no es un sistema infalible y necesito ayudarme de voluntad, constancia y alguna que otra app digital. ¿Cómo lo hacéis vosotros? ¿Soléis desahogaros por escrito? ¿Cómo conseguís habituaros a rutinas nuevas cuando estrenáis método?

¡Hasta la semana que viene!

。・:*:・゚★

No hay comentarios:

Publicar un comentario