Expo | Conejitos en el arte 🐇

¡Hola cuquis! ¿Qué tal va todo?
Esta semana me apetecía volver a llevaros de excursión conmigo. Excursión creativa. Os he preparado una pequeña exposición ficticia de lo más blandita, con algunas piezas artísticas en las que los conejitos son los protagonistas. ¿A que suena genial? Y es que en las obras más conocidas no son un personaje frecuente pero os aseguro que un animal con tanta simbología y tan cercano a la vida de las personas ha tenido no pocas apariciones en la historia del arte.
¡Vamos a ello! (De un saltito).


El conejo es originario de la península ibérica y se ha extendido al resto del continente europeo hasta Rusia y parte de Asia, Sudamérica, zonas de África y Australia. Incluso en Japón hay una famosa isla habitada casi en exclusiva por conejos. De estos lugares nos llegan numerosas asociaciones culturales relacionadas con estos animales, más allá de nuestro conocido conejito de Pascua: fertilidad (por sus numerosas y frecuentes camadas), buena suerte (hay un mito  en China sobre las patas de los conejos además de ser un signo de su zodiaco), longevidad y espiritualidad (al ser animales subterráneos los celtas los atribuían como portadores de las almas de los fallecidos), buena salud (en la cultura azteca se les atribuían poderes curativos), amistad, curiosidad, amor, felicidad... ¡Hasta se los llega a relacionar con la luna como su verdadero origen

Escena de "Viaje al Oeste", novela china del siglo XVI, donde Sun Wukong
según la leyenda se enfrenta al conejo lunar. Fuente.

Es un animal que tanto por sus atribuciones sagradas a lo largo de la historia, como por presa de caza o por su reciente domesticación o adopción como personaje popular está más vinculado al día a día de los seres humanos de lo que pensamos. Por tanto, no resulta extraño que los artistas les hayan dedicado más de una obra.

Una vez presentado el contexto os doy la bienvenida a la selección de piezas que he hecho. ¡Espero que os guste mucho!

"Feeding the rabbits" - Frederick Morgan (1904 aprox.)


Empezamos fuertecito. Si me decís que no es de las pinturas más bucólicas que habéis visto no os creo. Este pintor inglés solía retratar escenas cotidianas y campestres donde la infancia y los animales de la granja eran los grandes protagonistas. Empleaba una paleta apastelada pero sin renunciar a tonos más vivos y vibrantes, con esa pincelada detallista y ágil que caracteriza a la pintura costumbrista inglesa de la época.

"Liebre joven" - Durero (1502)


Este estudio de naturaleza fue realizado en acuarela y gouache por Alberto Durero, de quien seguro que os suena alguna obra. Es mi trabajo favorito del artista, por un lado porque me fascina el detalle tan minucioso de la técnica, la ilustración científica de tan alta calidad que consigue. Si hacéis zoom en el dibujo veréis que son una multitud de trazos pequeñitos en diferentes tonos que al alejarnos queda totalmente achuchable. Durero solía realizar estudios de este tipo antes de las pinturas, pero no tiene ninguna obra donde aparezcan liebres de tanta calidad (las únicas dos donde las pinta son reguleras), por lo que este estudio se considera una obra más, o al menos yo lo tengo así. Es una obra de referencia además que ha sido versionada por otros artistas para su aprendizaje.

"Chinese shadows, the rabbit" - Ferdinand du Puigaudeau (1898)


Ha sido todo un descubrimiento encontrarme con este óleo mientras me documentaba para el post. Al artista se le incluye en el grupo francés Pont-Aven, cuya característica era la aplicación de la técnica cloisonista (colores planos, silueteado y efecto decorativo). En el caso de Ferdinand, es un habitual de las escenas crepusculares: atardeceres y luces de velas y faroles durante eventos festivos, el mar o el campo. Lo cierto es que no tuvo éxito como artista, igual por eso he tardado en conocer esta pintura que me parece tan especial, íntima y mágica.

"The rabbit" - Luc Tuymans (1994)


A este pintor belga lo descubrí durante la universidad, cuando mientras investigaba la obra de diversidad de artistas me guardaba automáticamente toda pieza que incluyese un conejo. Y esta en concreto la he mirado en multitud de ocasiones desde entonces, me resulta magnética y misteriosa. Desde la elección del blanco a los espacios en negativo, y por supuesto todas las divagaciones que hago sobre qué podría estar sucediendo si abrimos el plano, sobre qué está sintiendo el conejo.
La luz fría y ese ambiente ilusorio de todas sus pinturas son su seña de identidad, y una anécdota es que este artista fue denunciado por plagio por basarse en fotografías de prensa para sus pinturas.

"Vegetable till Life with Rabbits" - Johann Georg Seitz (1830/70 aprox)


Johann es un pintor alemán-austriaco especializado en óleo. Casi toda la totalidad de su obra es dedicada a la naturaleza muerta de flores y frutos. Y asimismo, la mayoría de pinturas siguen la misma estructura: los elementos situados frontalmente sobre un capitel e iluminados desde la derecha, resultando unos trabajos muy académicos pero de gran color y detalle. Por ello mismo me sorprendió encontrar esta escena campestre con dos conejitos, además de alguna más con otros animales. El cuadro me recordó mucho a este posterior de uno de mis pintores favoritos, Henri Russeau (el pintor de cuentos de Ikea, como yo le llamo).


"El jardín de las delicias" detalle - El Bosco (1505)


En esta obra conocidísima llena de personajes extraños y referencias no podían faltar conejos. Destaco este fragmento que pertenece al panel derecho, el que representa el Infierno, podéis situarlo en la zona inferior. El Bosco asocia la música con el pecado y por ello el personaje es uno más de todos los que aparecen tocando un instrumento en la escena. Además al conejo se lo representa antropomorfo, es decir, con cuerpo humano. Por otro lado, el que esté colocado junto a los dados y cartas, juegos de azar, me lleva a pensar directamente en la asociación de los conejos como elemento de fortuna, aunque aquí en medio del caos me recuerda más bien a una Parca anunciado con su corneta su retirada llevándose consigo la buena suerte.

No quiero perder la oportunidad de mostrar también en el post algunas obras escultóricas que me entusiasman tanto como las pinturas.

"Easter blue bunny with molar" - Elizabeth McGrath (2015)


Vivo enamorada de las piezas de esta escultora estadounidense. Partiendo de que me hace recordar esos figurines de porcelana tan kitsch de las casas antiguas con el punto macabro que le añade ella, el nivel de detalle y la elaboración de los adornos la combinación no puede entusiasmarme más. Además muchas de sus figuras animales suelen actuar como dioramas incluyendo pequeñas escenas igual de mimadas en su interior, como si de medios de transporte se tratasen. Este conejito me encanta en particular por el detalle del diente (que ya sabéis que es otro elemento de mis obras que adoro) pero no dejéis de visitar el castor pastelero o la nutria circense.

"Big bunny invasion" - Amanda Parer (2015)


Esta artista australiana lleva desde 2015 generando una adorable invasión con conejitos gigantes en tela de nylon. Su parada más reciente tuvo lugar el pasado marzo en Florida, donde además de disfrutar de las vistas en directo de la obra los visitantes podían apuntarse a actividades como yoga nocturno a la luz de estos enormes amiguitos. En este mapa podéis consultar todas las localizaciones y adaptaciones de la instalación. ¿Es o no es de flipar? Os recomiendo mucho ver algún video porque estoy segura de que os van a gustar un montón.
En 2016 pasaron por Portugal para el festival de la luz y el pasado 2018 estuvieron en Chile :)


"Pensieri arrugginiti nelle dita" - Willy Verginer (2007)


Y para terminar, a este escultor italiano de talla en madera también lo descubrí durante mis años en la universidad. Lo que me llamó la atención, y lo que salta a la vista, es su empleo del color, pero también las escenas tan poéticas que recrea. No es de mis artistas favoritos pero sí que tiene algunas piezas que para mí son de una sensibilidad muy apaciguadora, y me genera mucha calma mirarlas. Esta que os traigo, por cierto, no es la única con conejitos, pero se me clavó en su momento por tener el personaje el mismo peinado que yo llevaba en esa época.

¡Y eso ha sido todo!
¿Os ha gustado, habéis disfrutado de este pequeño paseo? ¿Qué pieza os ha asombrado más? ¿Conocéis alguna otra? ¡Contadme, contadme!
Me he dejado alguna que otra en el tintero, pero no quería alargarme mucho. En twitter posiblemente haga alguna ampliación :)

¡Hasta la semana que viene!

。・:*:・゚★


You Might Also Like

6 comentarios