Sketching - Bocetos urbanos

¿Habéis salido alguna vez a dibujar a la calle? ¿O escuchado la recomendación de llevar siempre una libretita encima? Yo un montón. ¡Y es muy divertido! Para mí es un ratito de desconexión del ajetreo y una oportunidad para capturar recuerdos. Porque el soporte puede tomar muchísimas formas, desde un cuaderno dedicado a ello en exclusiva como los garabatos que ilustran mi diario. Es bastante común complementar estos bocetos con anotaciones o narrar algún acontecimiento relacionado con el momento capturado. Si os dais un paseo por las redes mirando cuadernos de sketching os vais a enamorar, seguro. Es algo tan personal, tan espontáneo... Incluso se han editado libros recopilando bocetos de ciudades, o hay artistas-viajeros que muestran sus paradas mediante ilustraciones en directo desde ese lugar, es genial.




¿Que se necesita para hacer sketching? Papel y lápiz o bolígrafo y ya tendrías suficiente. La fugacidad de este ejercicio se basa sobre todo en la economía de la línea, por lo que no necesitas ir con todo a cuestas. Lo importante es que sea material con el que tengas comodidad y que puedas utilizar y guardar fácilmente. Sólo tú sabes conocerte para determinar lo que quieres llevarte de paseo :) ¿Rotuladores? Pues rotuladores. ¿Acuarelas? Acuarelas serán. Eso sí, recomiendo menos llevar cosas que requieran de mucha preparación o que tengan alta probabilidad de manchar tus cosas (acrílicos o pasteles, por ejemplo). Mis herramientas favoritas serían esto: 




Llevo haciendo sketching desde bachillerato, pero no lo tengo como rutina sino como ocasiones contadas. Empezó como un ejercicio de clase, ir rellenando un cuadernillo con apuntes urbanos y vegetales para entregar a final de curso. Una vez en la carrera también tuvimos algunas sesiones de salir por la ciudad. La ocasión más reciente ha sido durante las jornadas de apunte urbano del centro donde estudio ahora. Pero resulta que, y yo no era consciente, todas las veces que para matar el tiempo o relajarme he mirado a mi alrededor y he dibujado lo que veía estaba haciendo sketching. Me parece una manera muy buena y divertida de soltarse sin preocuparse por el resultado y de aprender a observar. De explorar trazos y estilos. 

¿Qué técnicas podemos usar en nuestros bocetos? Esto muchas veces depende del momento, pero mi recomendación siempre es mantener la mente abierta y no juzgarse a uno mismo -todos tenemos la mala costumbre de hacerlo-. Un mismo material puede aplicarse de infinidad de maneras y con la práctica vamos encontrando aquellas que más nos gustan. También según el motivo que dibujemos prefiramos una u otra. O si trabajamos por serie y queremos darle una coherencia es buena idea partir de una técnica común que las unifique. Una vez más, cuantos más trabajos de otros veamos más ideas iremos recogiendo en nuestro archivo mental. De un lápiz de grafito normal podemos sacar un boceto de líneas suaves y continuas, o bien hacer línea peluda o apretar más para oscurecer el trazo. Podemos mantener uniformidad en la presión de ese trazo o ir variando para sugerir profundidad. También se puede probar a hacer el dibujo sin levantar el lápiz del papel (¡intentadlo!). ¿Y si en lugar de dibujar con la punta dibujamos con el canto? ¿Y si sombreamos mediante una trama de pequeñas líneas en lugar de manchando? 

Prueba, prueba, prueba. No tengas miedo, de verdad que merece la pena. A mí me parece magia que haya TANTO dentro de una barrita de madera. Imaginad lo que pueda salir de pigmentos de colores, de rotuladores, de una caja de acuarelas. 











¿Dónde podemos encontrar buenos lugares para dibujar? Os cuento que en bachillerato no tenía tantas ganas de salir de casa como ahora y muchísimas veces dibujaba las vistas desde la ventana -que eran un edificio, un jardín y un par de árboles-. Los motivos estrella suelen ser jardines, parques, plazas céntricas… Abre tu navegador de internet y busca qué lugares emblemáticos hay donde vives, así también puedes visitarlos y hacer turismo en tu propia ciudad. También puedes hacer una serie de edificios clave -el ambulatorio, el mercado, el colegio…-. Desde tu misma casa es muy fácil localizar algún mueble lleno de objetos que sirva de bodegón, o dibujar la distribución de alguna sala. Son las localizaciones más básicas y recurrentes, pero con el tiempo dibujando uno se va haciendo a sus maneras y por ejemplo yo ahora sé que mis motivos favoritos son los urbanos , los escaparates y las zonas de descanso, y que también me gustan los colores brillantes y las luces. Una vez más, practica y… ¡descubre!

Este post contará con una segunda parte donde os enseñaré trabajos propios y os relataré una jornada reciente de sketching al detalle. ¡Nos vemos! Y contadme, ¿habéis salido a hacer sketching alguna vez?

You Might Also Like

6 comentarios