Experiencia Inktober 2017

Quienes me seguís en mis redes sociales (si no, ¿a qué esperáis? <3) habéis podido ver que tanto twitter como instagram han estado actualizando a diario durante el último mes, gracias al maravilloso Inktober.

El inktober es una actividad creativa propuesta para realizarse en el mes de octubre cada año y consiste en dar protagonismo a la tinta realizando una obra cada día. Cada quién lo realiza cómo prefiere y con las normas, temática u objetivos que se quiera poner. En mi caso decidí no superar el formato A5, utilicé diferentes herramientas para aplicar la tinta porque mi objetivo era practicar y probar de cara a encontrar de una vez un trazo que me gustase. Como temática utilicé de referencia una lista escrita por mí de fragmentos y frases cortas extraídos de mis escritos y relatos personales (¡secreto!).



Me gustaría compartir por aquí algunas conclusiones y sensaciones que me llevo de este inktober, el primero en el que participio de principio a fin y que resumo en: ¡inspirador!

- Ha sido un chute genial poder terminarlo y he vuelto a sentir la satisfacción que tuve tras el Doodle Challenge de septiembre. Al margen de que me guste más o menos el resultado es una experiencia y práctica ganadas, y un proyecto terminado; la sensación de haber superado otro pequeño reto. Intenté participar en el inktober si mal no recuerdo hace un par de años pero me pilló en plena etapa universitaria donde vivía en un estrés y falta de tiempo contínuos. Ni tenía motivación realmente.

- La motivación. Este año me he mudado y vivo con chicas artistas así que en un ambiente tan creativo no me faltó empuje para apuntarme. Mi compañera de piso también ha completado un inktober precioso que podéis ver aquí, y otra de nuestras amigas está haciendo poco a poco uno de temática Disney que os va a encantar (aquí). En redes sociales también he visto a más artistas con propuestas estupendas, os dejo algunas de mis favoritas al final de este post.

- La coherencia. En un inicio decidí usar la temática de Diarios visuales porque normalmente me gustan mucho esos garabatos que me salen y no me parecía excesivamente complicado para una primera participación. Hice una lista con algunos fragmentos de mis escritos y frases o sensaciones personales.

Sin embargo, al final concluí que esa temática no sirve para hacer algo planificado, así que al final noté un poco de falta de unidad en mis obras. Creo que no se pueden planificar las emociones y que este tipo de trabajo no sale igual de fresco y sincero con guión que improvisado en el momento cuando lo sientes. Muchos días me salí de la lista, improvisé en otros... aunque ha sido una práctica de experimentación genial.

- Cosas que he probado. Me hice con un arsenal inicial que incluía plumillas que terminé utilizando sólo en un par de ocasiones y al pack se unió a mediados del reto un delineador de Pigma que ahora es de mis favoritos. He utilizado muchísimo el unipin y algunos rotuladores, y aunque he intentado que el protagonismo principal lo tuviese la tinta en muchas ilustraciones incluí acuarelas y hasta pintura acrílica. A veces hacía tramados con los boligrafos para dar volumen y sombra y me gustan mucho esos resultados pero había dibujos que me gritaban necesidad de color y sinceramente lo he disfrutado un montón más porque he encontrado combinaciones que voy a seguir utilizando.


- Difusión y feedback. Gracias al inktober he podido publicar a diario en instagram y twitter, aunque no he notado una actividad excesiva ni nuevos seguidores. En instagram había un subebaja constante de esas cuentas que llegan a ti por los tags, te siguen esperando un followback y a los dos días te dejan de seguir. Aun así en Instagram sí que he tenido más likes de lo habitual de esos seguidores que sí ven y aprecian tu trabajo y he recibido comentarios muy bonitos de los que te animan a seguir. En Twitter tuve mucha difusión los primeros días y a partir de mediados de mes decayó prácticamente, creo que porque al empezar el inktober todos estábamos muy motivados y buscando al resto, y más adelante se iba abandonando el juego y bajaba el interés por compartir.

Me he fijado también en que la visibilidad de la publicación depende mucho también de la hora de subida (yo he intentado publicar siempre por la mañana temprano y hacer recordatorios entrando la noche), aunque en twitter que no tenía mucha actividad no me importaba dejarlo para un poco más tarde.

Conclusiones

Me llevo una satisfacción enorme por haber sido de los que consiguen completar los 31 días, y sin faltar ni uno. Ha sido una alegría ver que no he perdido la motivación y que no me haya costado nada ponerme. El "¿Qué puedo dibujar hoy?" es una pregunta que quiero que sea una constante en mi vida si quiero avanzar.
Si vuelvo a participar intentaré marcarme una temática más concreta para poder considerar todos los dibujos en conjunto como un proyecto. He localizado cosas que quiero mejorar, he encontrado líneas nuevas que quiero explorar y en resumen, he visto que plantearme retos y fechas es algo que me funciona muchísimo, así que quizás siga poniéndome desafíos :)


Os dejo enlazados algunos inktobers que me han gustado especialmente y que me han motivado mucho a seguir con el mío cada día que veía su actualización diaria <3 

You Might Also Like

0 comentarios