Energía

Hoy me gustaría hablaros sobre lo que yo entiendo por energía. Este término posee diversas acepciones, pero la mayoría coinciden en manifestar una fuerza para realizar una labor o para ponerse en movimiento. Me quiero quedar con esta relación, con la de fuerza. ¿Qué me da fuerza?

La otra noche salí a mirar el cielo desde la playa. Me tumbé cerca de la orilla, donde escuchaba menos el bullicio-de-agosto en el paseo marítimo y más el romper suave de las olas. Localicé tres estrellas en forma de triángulo y mientras dejaba a la mente irse empecé a sentir cómo nos volviamos pequeños pequeños pequeños. Y al mismo tiempo me sentía inmensa debajo del universo. Sentía que de repente todo era una tontería. Y que por ello mismo cualquier tontería era posible. El cielo nocturno me recordó que este mundo tan tonto está lleno de posibilidades y que no hay senderos que no se puedan trazar. Creo que sentirse así de pequeño es sentirse infinitamente libre.

Ahora quiero cambiar el escenario para poneros otro ejemplo. Estamos en el interior de mi casa, también ya metidos en la madrugada y yo anoche me encontraba dibujando con el portátil encendido mientras fuera llovía. Y llovió más fuerte. Y la lluvia se llenó de viento. Y yo estaba tan absorta en mi cuaderno que escuchaba de llover, escuchaba de soplar, escuchaba el ventilador a mi lado pero tardé en levantarme a cerrar la ventana. Me quedé un rato observando el cielo y mirando los reflejos de las farolas en las gotas trás el cristal. Y el cielo relampageante, que es de las cosas que más me maravillan. Las nubes, el blanco, la luz y de nuevo la oscuridad. Todavía me quedé un rato más en la penumbra, dejándome ser junto a lo que había en esa habitación de aparatos parpadeantes y persianas sin bajar.
Entonces pasó lo que sucede cuando de repente cierras el grifo de la ducha y todo se queda en silencio.
Un trueno se llevó la luz.
Sentí que un montón de cosas desaparecían y que solo quedaba lo importante. Un planeta hablando, mis ojos chiribiteando divertidos y desde la luz del movil una persona a la que quiero muchísimo preguntándome que si nos íbamos a dormir. A mí estas cosas me dan ganas de reír.

Os he contado este par de escenas porque para mí estas son las tonterías importantes. Y mira que yo no soy muy de naturaleza, la verdad por delante. Pero son el tipo de cosas que me conectan de nuevo con mi sitio. Mientras yo estoy aquí absolutamente todo se está moviendo, ¿somos conscientes? Estamos rodeados de vida y fenómenos y somos proceso y evolución. Quizás no soy capaz de transmitirlo tal y como lo siento, pero cuando me veo dentro de esa cadena soy capaz de ver energía por todas partes. Que es abrumador a veces cuando piensas en la inmensidad de cosas que no controlas. Pero nos pertenecemos y tenemos capacidad, energía y fuerza para tomar las riendas de nuestra vida y eso nadie lo puede hacer por nosotros. Cada uno es responsable de sí mismo y también puede asumir con el mundo el compromiso de hacer cosas buenas. Es de esa manera como yo le veo sentido a existir. Como si fuesen amuletos me gusta tocar piedras, me gusta acariciar hojas y me gusta observar las nubes y el agua. Incluso tocar objetos que tenga por el escritorio. Cuando lo hago pienso en su composición, en sus procesos, su origen... Lo reduzco todo al absurdo, que también es un juego muy divertido. Lo hago hasta que me consigo visualizar dentro de esa cadena, hasta que todo vuelve a parecerme una tontería. Me veo dentro de ese todo en movimiento, me entiendo como parte de algo gigante.

Y entonces dejo de sentirme sola.

You Might Also Like

2 comentarios